mallos de riglos en huesca españa

Escápate y conoce los Mallos de Riglos en Huesca, España

mallos de riglos en huesca españa

Si buscas un lugar para olvidarte del estrés de las grandes ciudades los Mallos de Riglos te ofrecen tranquilidad y aventura si te gusta escalar.

Los Mallos de Riglos son unas formaciones geológicas de tipo mallo situadas en la localidad de Riglos, en la provincia de Huesca (España), unos 45 km al noroeste de Huesca capital, en las sierras del Prepirineo oscense.

Alcanzan los 275 metros de altura máxima (espolón norte del Pisón) y se caracterizan por sus grandes paredes verticales o incluso desplomadas, muy apreciadas para la práctica de la escalada.

Moldeados por la erosión a lo largo de milenios, estas moles de sólidas se alzan imponentes, como si fueran los guardianes de la tierra. Los pueblos, situados a sus pies, parecen diminutos y ayudan a dar forma a unos paisajes únicos y, sin dudas, muy especiales.

Quizás por eso la zona es conocida por el singular nombre de «El reino de los mallos», porque en el fondo estos gigantes de piedra dormidos puede que algún día despierten y reclamen sus dominios para volver a mojarse los pies en las aguas azul turquesa del río Gállego.

Curiosidad de los Mallos

Su origen parece remontarse al Mioceno y está formado por cantos rodados, grava y arena, de ahí el color particular que tienen. El empuje de los Pirineos, hicieron que fueran elevándose, quedando sobre la superficie un total de 18 mallos (9 grandes y 9 pequeños).

Cada mallo tiene un nombre propio, cuyo origen procede en algunos casos del nombre de algunas casas de Riglos (Firé y Pisón), de su forma o color característico (el Puro, el Cuchillo, la Visera, del Agua, os Fils, Colorado, Magdalena, Aguja Roja, Tornillo, Tornillito) o en homenaje a otras personas no relacionadas necesariamente con el mundo de la escalada (de los Castellanos, Melchor Frechín, Roberto Martí “Chichín”, José Enrique Herrera, Mariano Cored, Víctor Carilla, Luis Gómez Laguna, General Capaz, Don Justo).

Tradicionalmente se dividen en tres grupos. Los mallos grandes, los mallos pequeños o mallos chicos y los Fils.

Excelentes para actividades de montañas y de todo tipo

Es una de la Meca preferida de cualquier aficionado a la escalada. Aunque están hechos del mismo material, ninguno de los 18 Mallos es igual. Para escaladores poco expertos, probablemente el Mallo Colorado sea uno de los más accesibles. Tiene diferentes vías y están perfectamente equipadas para la seguridad de los deportistas.

Los Mallos de Riglos son un paraíso de montañeros, escaladores y amantes de la naturaleza. Aunque a algunos mallos como la Visera, el Melchor Frechín, el mallo del Agua, el Paredón de los Buitres o el Macizo d’os Fils se puede acceder caminando hasta su parte superior, en el resto de mallos es obligado escalar sus espectaculares paredes verticales para lograr coronar cima.

Pero aparte de escaladores, no es extraño ver a aficionados de todo tipo de deportes, practicando sus actividades favoritas.

Vía Ferrata

Una combinación perfecta para mezclar dos actividades: el senderismo con la escalada. Disfrutar durante unos minutos de una fantástica vista de pájaro será una experiencia inolvidable. Con todas las medidas de seguridad garantizadas, los monitores te orientarán sobre consejos y estrategias para aprovechar al máximo la Vía Ferrata.

Circuitos multiaventura

Estos circuitos incorporan todo tipo de actividades: rapel, tirolina sobre las aguas del río o tiro con arco pueden hacer de tu jornada, una de las más interesantes ociosamente hablando. Además, la mayoría de las actividades pueden ser practicadas por cualquier miembro de la familia, así que es una opción bastante interesante para las familias que viajan con los más pequeños de la casa.

Rutas y senderismo por los Mallos de Riglos

Con una distancia de casi 6 kilómetros, esta ruta parte del municipio de Riglos, el más cercano a los Mallos. La primera parada será en el Mallo de Pisón, del que no es muy recomendable caminar demasiado cerca ya que con frecuencia hay pequeños desprendimientos. Y de Pisón, continuaremos hacia el Mallo de Firé.

Ambos, uno enfrente del otro, están considerados como las puertas de este mundo mágico que se nos presenta al cruzarlos. Los senderos llevan por lugares únicos y especiales, como el mirador de Ventuso con unas fantásticas perspectivas a todos los Mallos.

Además de por sus formaciones rocosas y por las múltiples rutas senderistas y de escalada que hay, la zona de la Hoya de Huesca es conocida por su gran oferta de deportes de aventura. El río Gállego, que la cruza parcialmente, es una gran fuente de diversión y ejercicio, además de un lugar increíblemente fotogénico.

Similar Posts

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *