Descubre Florencia a través de sus monumentos

Una de las ciudades que no puedes dejar de visitar al menos una vez en la vida es Florencia. Este hermoso y pintoresco lugar es considerado el centro  histórico y artístico de la región Toscana, e incluso en el período de 1865 a 1871 se convirtió en la capital de Italia.

Con más de un millón de visitantes por año, esta maravillosa ciudad se posiciona entre los principales destinos turísticos del país y es que muchos buscan conocer de cerca las razones por las cuales Florencia a ha sido estimada como una de las cunas del arte y la arquitectura a nivel mundial.

La evolución de su historia puede ser apreciada, sobre todo, en sus imponentes monumentos, que reflejan la exquisitez y refinamiento propios de los diferentes movimientos artísticos que nacieron y se desarrollaron en Florencia.

Catedral de Santa María del Fiore:

Ubicada en la Plaza del Duomo se encuentra esta majestuosa catedral catalogada como uno de los mejores representantes del primer Renacimiento italiano.

Muchos la reconocen por su gran cúpula, obra maestra del arquitecto Filippo Brunelleschi, decorada en su interior con imágenes alegóricas al ¨Juicio Final¨ inspiradas en la ¨Divina comedia¨ de Dante y desde su cima pueden apreciarse las mejores vistas de la ciudad de Florencia.

Es considerada una de las iglesias más grandes del mundo y por su valor histórico fue declarada en 1982 como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

Ponte Vecchio:

El Ponte Vecchio es otra de las paradas obligatorias para todos los que están de visita en Florencia. Este puente medieval,  primero construido en madera y luego reconstruido totalmente de piedra ha sido también testigo durante siglos de la historia florentina.

Se cuenta que fue levantado por primera vez en el año 150 a. C y desde entonces ha sido reedificado en numerosas ocasiones debido a las guerras que han tenido lugar allí y a numerosos desastres naturales que han arrasado con él.

Desde sus inicios este puente se convirtió en un lugar popular por reunir en sus alrededores a comerciantes de todo tipo. En la actualidad  puedes encontrar numerosas tiendas de joyas y boutiques que complementan su gran atractivo.

Palazzo Vecchio:

Sin dudas uno de los monumentos que no debes dejar de conocer  en Florencia es el Palazzo Vecchio. Fue construido entre los años 1299 y 1314 y a día de hoy esta edificación representa un símbolo de la ciudad.

Inicialmente constituyó un método de protección a figuras representativas de la villa y con el paso de los años su función fue variando desde ser la sede del gobierno hasta convertirse en un centro asiduamente frecuentado por turistas deseosos de conocer Florencia.

Alberga numerosas obras de arte y cuenta con una de las instalaciones icónicas de la villa: La Torre de Arnolfo. Esta se construyó en el año 1310 y tiene una altura que ronda los 94 metros. Una de las curiosidades de esta torre que más llama la atención es el reloj que tiene ubicado en el medio. Fue colocado en 1667 y se dice que aún da la hora.

Galería Uffizi:

Si de obras de arte se trata, Florencia atesora una de las colecciones más antiguas del mundo reunida en la Galería Uffizi.

En sus inicios, algunos espacios de este palacio sirvieron  para albergar la magnífica colección de arte de los Médici y en el año 1765 abre sus puertas como museo al público, de manera oficial. Con el paso del tiempo esta fue incrementando hasta convertirse en una de las más importantes del mundo, con una amplia representación del arte del siglo XIV a la renacentista.

Sus galerías se encuentran organizadas de manera cronológica y pueden ser recorridas de esta forma si se comienza la visita por el segundo piso. En ellas pueden ser apreciados trabajos de grandes artistas como Botticelli, Rafael, Giotto, Tiziano, Leonardo Da Vinci y Miguel Ángel.

Galería de la Academia:

No puedes irte de Florencia sin hacer una parada en la Galería de la Academia. En este museo se encuentra desde el año 1873 una de las obras maestras del renacimiento: la famosa escultura David, de Miguel Ángel.

Fue fundada como Academia de las Bellas Artes en 1563 y posee una amplia colección donde se exhiben otras obras de Miguel Ángel y trabajos de artistas como Botticelli, Pontormo y Scheggia. Además tiene una sala dedicada a una interesante exposición de antiguos instrumentos musicales pertenecientes a la familia Médici.

Al igual que la Galería Uffizi, este maravilloso museo es uno de los más visitados de la ciudad pues alberga gran parte de las obras distintivas de renacimiento florentino.

Florencia guarda las memorias de grandes artistas y atesora obras invaluables que conforman su herencia patrimonial. El ambiente cultural que se vive en sus calles junto a la riqueza arquitectónica de la que son herederos los florentinos han dado lugar a que esta sea reconocida como una de las ciudades más hermosas del mundo.

Similar Posts

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *