A nivel internacional, la gastronomía francesa es valorada como una de las más refinadas del mundo. Según se conoce, su influencia se evidencia en la manera de cocinar de casi todo occidente, empleándose sobre todo técnicas e ingredientes típicos de este país.

Pudiéramos decir que su gastronomía suele caracterizarse de ¨alta cocina¨. Sin embargo, también hay que mencionar que muchos de los platos que distinguen la cocina francesa son elaboraciones tradicionales. Para ser más específicos, que a día de hoy se han internacionalizado recetas francesas que han trascendido generaciones y que son fieles exponentes de sus más distintivas tradiciones. Es, además, considerada una de las más variadas del mundo consecuencia de la diversidad regional del país.

En esta ocasión, nos encantaría que continuaras leyendo nuestro artículo para que descubras 5 platos típicos de comidas de Francia.

Ratatouille

No podemos comenzar por otro plato que no sea la Ratatouille. Siendo una de las recetas más populares de la cocina francesa, podemos decir que es también portador de grandes fuentes de vitaminas y minerales.

Muchos aseguran que proviene de la región de Provenza, al sureste de Francia, conociéndose que existen 3 formas de hacerlo. En todas las variantes, los ingredientes son los mismos: ajo, pimientos, cebollas, tomate, calabacín y berenjenas. Para aromatizar aún más su elaboración, suele agregársele romero, orégano, tomillo y albahaca.

Existen muchas formas de elaborarlo, resultando como una de las más utilizadas la de guisar en aceite de oliva los ingredientes antes descritos. Hay quienes consideran que deben preparase las hortalizas por separado y en un momento final cocinarlas juntas para luego servirlas. Otros afirman que, al tratarse de un plato en salsa, presentará mejor sabor si se sirve algún tiempo después de su cocción, incluso luego de refrigerarlo durante la noche.

Lo cierto es que la Ratatouille es un plato delicioso que puede tomarse en cualquier época del año. Frecuentemente es servido como acompañante de otras preparaciones, pero muchos suelen tomarlo solo como opción principal.

Sopa de cebolla

Otra de las recetas de origen francés más gustada es, sin duda, la sopa de cebolla. Es importante destacar que, aunque alcanzó gran popularidad en el siglo XIX, sus orígenes se remontan a la Edad Media.

Como su nombre lo indica, el ingrediente principal en su elaboración es la cebolla, que en este caso se utiliza caramelizada. También lleva mantequilla, caldo de carne o agua, brandy y se decora con picatostes y queso rallado. En su preparación muchas personas la hornean justo antes de servirla y se toma como entrante o cena de un solo plato.

Hay que mencionar que, aunque se trata de una receta de origen humilde, a día de hoy pueden encontrarse versiones de la misma en distinguidísimos restaurantes. Es también un plato de alto valor nutritivo con lo cual representa una excelente recomendación para cuando padecemos gripes o catarro.

Aligot

Como parte de las recetas de comida típica de Francia, no podemos dejar de nombrar el Aligot. Su procedencia, bastante humilde, se remonta a varios siglos atrás en la región rural de Aubrac. Según se conoce, los monjes de este territorio solían servirlo a quienes iban en peregrinación Via Podiensis camino de Compostela.

A día de hoy, su preparación ha variado un poco de la original. Como elementos principales, este plato lleva un queso especial llamado ¨Tome fraîche¨, patatas, nata, mantequilla y ajo. Lo que era una sopa con trozos de pan y queso fresco en el siglo XVIII, se conoce en la actualidad como un puré de textura espesa y elástica.

Podemos decir que el Aligot es reconocido como un plato ¨festivo¨, servido principalmente en fiestas y ferias, donde suele prepararse frente a los espectadores que asisten a la misma.

Confit de pato

Una de las especialidades que no pueden faltar en nuestra lista de comidas de Francia es el ¨Confit de Pato¨. Se trata de una receta sofisticada cuya preparación no suele ser sencilla, ya que tarda más de 36 horas en estar a punto.

Entre los pasos fundamentales en el proceso de preparación del confit de pato hay que destacar el de salazón de la carne. Nos referimos a que las piernas de pato que se vayan a utilizar deberán permanecer 36 horas en sal y ajo, para luego ser horneadas hasta que su carne se vuelva tierna. Luego de este procedimiento, la carne suele guardarse cubierta de su propia grasa en recipientes que impidan que el aire entre en contacto con ella y la deteriore.

Existen numerosas recetas hechas a partir del confit de pato. Entre las más demandadas por los comensales podemos mencionar el Confit de pato braseado, patatas a la Sarladaise,  y las Crepes rellenas de confit de pato con salsa Cumberland.

Crepes

Precisamente con las Crepes cerramos nuestra lista de comida típica de Francia. En esta ocasión, nos referimos a un plato que puede tomarse tanto dulce como salado y que suele estar acompañado por los más diversos ingredientes.

De origen bretón, esta receta se diferencia de las también populares ¨tortitas¨ debido a su diámetro y a la harina con que se hacen. Las crepes se caracterizan por su suave textura y aspecto delicado, usándose para su elaboración harina de trigo común o de trigo sarraceno, leche, huevos, sal, aceite y azúcar. Como mencionábamos, puede tomarse ya sea en platos salados como dulces. En especial, para los amantes de los postres, las crepes vienen a ser el ingrediente perfecto para armar un delicioso manjar.

Si bien la gastronomía francesa cuenta con elaboraciones prácticamente imposibles de reproducir desde casa, también contiene platos que podemos preparar cómodamente y aquí te lo hemos demostrado. Queda claro que cada uno representa el buen hacer y las tradiciones culinarias de este maravilloso país.