Conocida como la cuna de los grandes vinos del mundo, Francia cuenta con una tradición vinícola casi tan antigua como su propia historia. Entre los principales motivos que seducen a la mayoría de los turistas que visitan el país galo, sin duda se encuentra conocer de cerca la nación que produce gran parte de los más exquisitos vinos. Si conformas este grupo, nuestro artículo es para ti. Te invitamos a continuar leyéndolo para que descubras los datos más interesantes sobre los vinos de Francia.

Burdeos, la capital del vino francés

Se tiene referencia de la producción de vinos en este territorio desde que fuera ocupado por el Imperio Romano. Desde esa época hasta la actualidad, Burdeos se ha destacado por sus extensos campos de vid y por la calidad de sus vinos.

En una visita a Burdeos podrás conocer de cerca su historia relacionada con la enología disfrutando de actividades vinculadas al cultivo de la vid, catas de vino o recorriendo sus extensos viñedos. Resulta también muy interesante conocer ¨La cité du vin¨, un museo que nos acerca al desarrollo de la viticultura en esta región. Se trata de un edificio simbólico dentro de la ciudad reconocido además por su icónica arquitectura y por facilitar a sus visitantes el poder profundizar en la historia del vino y su proceso de elaboración.

Regiones destacadas en la producción de vinos en Francia

Burdeos

Como comentábamos, Burdeos es la capital del vino francés y, además, cuna de los productores de vino más destacados del mundo. Cuenta con más de 117.514 hectáreas dedicadas al cultivo de la vid, sobresaliendo entre las regiones productoras de los mejores vinos del país. Su territorio vinícola está dividido en 2 subregiones donde nacieron los 5 vinos tinto ¨premier cru¨ designados por la clasificación oficial de vinos de Burdeos de 1855, entre los que se encuentran los más costosos y demandados a nivel internacional. Entre ellos podemos mencionar el Château Lafite Rothschild, el Château Margaux y el Château Latour.

Champagne

Otra de las regiones francesas que se destacan en la producción de vinos de excelente calidad, con reconocimiento a nivel mundial, es Champagne. Sus cultivos, ubicados al noreste de Francia entre los departamentos de Haute-Marne, Aube, Aisne y Seine-et-Marne, tienen una tradición con siglos de antigüedad y cuentan con gran reconocimiento gracias a la calidad de los vinos que se elaboran a partir de ellos.

Entre las variedades de uva más utilizada dentro de esta región para la elaboración de sus vinos más famosos podemos mencionar Chardonay, Pinot Noir y Pinot Meunier. A partir de su cultivo son producidos vinos espumosos de gran distinción que suelen ser reservados de manera especial para las ocasiones más sofisticadas.

Alsacia

Entre las regiones francesas con mejor producción de vino también se encuentra Alsacia. Abarcando un área de unos 100 km, en los viñedos alsacianos se destacan las variedades Pinot Blanc, Gris y Noir, Sylvaner, el Muscat, el Riesling y el Gewurztraminer como protagonistas de sus mejores vinos. La combinación de temperaturas cálidas con un ambiente mayormente seco hace que el clima de esta región se presente como ideal para el cultivo de la vid.

Si bien es cierto que la tradición vinícola en este territorio cuenta con siglos de desarrollo, también hay que mencionar que no siempre sus productos fueron valorados entre los mejores del mercado. Es decir, en Alsacia antiguamente se otorgaba mayor valor a la cantidad que a la calidad. Sin embargo, esta situación comenzó a cambiar a partir de mediados del siglo XX, llegando a posicionar sus vinos entre los más distinguidos a día de hoy.

Languedoc

No podemos hablar de las regiones más destacadas en la producción de vino en Francia sin mencionar a Languedoc. Su ubicación geográfica al sur del país propicia que las condiciones climáticas con cálidos veranos e inviernos agradables favorezca el cultivo de distintas variedades de uva. Un dato muy importante respecto a Languedoc es que el 40% de los cultivos de la vid en Francia se encuentran precisamente en esta región.

Es además su tradición en la viticultura lo que aporta a sus productos mayor distinción. Haciendo un poco de historia, podemos mencionar que también fueron los romanos los que impulsaron esta industria.

De igual modo, hay que destacar que durante mucho tiempo los vinos provenientes de Languedoc fueron considerados los mejores del país. Incluso, llegaron a representar a la nación francesa frente a los mejores vinos de diferentes partes del mundo.

A día de hoy, las variedades de uva más utilizadas en su producción son Carignan noir, Cinsault, Mourvèdre, Grenache noir y rouge, Oeillade, Syrah y Terret noir destacándose la elaboración de vinos tintos y rosados.

¿Cómo clasifican los vinos de Francia?

Es precisamente esta una cuestión que llama mucho la atención a la hora de profundizar en el conocimiento sobre los vinos de Francia. Por lo general, suelen ser diferenciados por la región donde se producen, los ingredientes que se utilizan en su elaboración o por su color, dígase tinto, blanco, gris o rosado.

También pueden ser clasificados teniendo en cuenta la proporción de azúcares naturales en seco, semiseco, meloso y licoroso y según la presión de los gases disueltos a saturación donde los espumosos y efervescentes son las categorías más conocidas.

Otra de las clasificaciones que también se tienen en cuenta al evaluar los vinos de Francia es según su envejecimiento. En cuanto a esto podemos decir que existen dos categorías: vino del año y vino de guarda.

Antes de terminar nuestro artículo queremos señalar que, aunque los vinos de Francia sean considerados entre los mejores y más costosos del mundo, numerosas marcas producen variedades al alcance de la mayoría. También es importante destacar entonces que, encontrar vinos a precios elevados no garantiza la buena calidad del producto.