Son muchas las razones por las que visitar Portugal representa una excelente opción para disfrutar nuestras vacaciones. Sus extraordinarios espacios naturales, sus impresionantes monumentos históricos, su hermosa arquitectura o su deliciosa gastronomía son solo algunos de los principales motivos para visitar el país. A ello debemos agregar que muchos se sienten atraídos por uno de sus tesoros más preciados: el vino de oporto. Considerado como uno de los vinos clásicos de Europa, se dice que el Oporto lleva en sí mismo la esencia de Portugal.

Breve historia del vino en Portugal

La historia del vino en Portugal se remonta a varios siglos atrás como resultado de tradiciones marcadas por antiguas civilizaciones. Se conoce que durante la ocupación del Imperio Romano, en el país ya era cultivada la vid para la producción de vino en las márgenes del río Duero, actualmente donde se ubica la ciudad de Oporto.

Con el auge del comercio entre Inglaterra y Portugal su popularidad se extendió internacionalmente. Tal fue el éxito que alcanzó en la nación inglesa que se establecieron en territorio portugués numerosas casas de vino británicas, llegando a constituirse un monopolio británico sobre la producción de oporto en el siglo XVIII.

Vino Oporto

A día de hoy el vino oporto presenta una gran variedad de estilos de producción, destacándose el ¨Oporto Vintage¨ como uno de los mejores del mundo.

Es mayormente producido en los viñedos del Alto Duero, región sobresaliente por sus exquisitos vinos tintos y blancos desde antes del siglo XVII. Una de las técnicas empleadas en su elaboración se basa en interrumpir el proceso de fermentado añadiendo brandy para obtener un vino con mayor contenido de alcohol.

La intensidad aromática, el característico sabor dulce y la tanicidad en algunas de sus categorías distinguen a este tipo de vino. En la obtención de sus variedades tintas son empleadas uvas Tinta Roriz, Tinta Borroca, Touriga Nacional y Tinta Cão. Mientras que para elaborar Oporto Blanco son empleadas uvas Malvasía Dourada, Malvasía Fina, Gouvelo y Rabigato.

Tipos de Oporto

Ruby

A día de hoy, existen numerosas categorías de este tipo de vino. Entre los estilos más simples se encuentran los ¨Ruby¨, obtenidos a partir de la mezcla de vinos de cosechas jóvenes. Considerados como los menos costosos, se caracterizan por sus colores claros y aromas frutales. Son envejecidos durante un tiempo mínimo de 36 meses en toneles de gran capacidad hechos en cemento o acero inoxidable.

Tawny

Como parte de los estilos populares entre los oportos también se encuentra el ¨Tawny¨, considerados vinos más ligeros y sedosos que los ¨Ruby¨. Se elaboran a partir de la mezcla de vinos de distintas cosechas, siendo envejecidos en barriles de roble. Los ¨Tawny¨ básicos suelen permanecer 3 años en bota mientras que otros se mantienen hasta más de 40 años en pipas, calificados de larga crianza. Suelen caracterizarse por su aroma a frutos secos y especies, cuerpo intenso y colores amarronados.

Vintage

Se trata de uno de los oportos más costosos, destacados en dos divisiones: los clásicos y los Single Quinta Vintage. Los clásicos se presentan como los más prestigiosos de cada productor, hechos a partir del mejor fruto de varias quintas mientras que los Single Quinta Vintage son elaborados solamente con uvas de una quinta que lo nombra.

Estos vinos pueden ser consumidos una vez que son envasados. Sin embargo, su envejecimiento continúa durante décadas una vez que son embotellados, propiciando una adecuada integración del alcohol con sus demás componentes.

Suelen caracterizarse por sus diferentes tonalidades que varían en dependencia de los años del mismo. En los primeros 5 años sus intensos colores se asemejan al rubí, a medida que alcanza madurez se vuelven rojo granate, desarrollando posteriormente tonos ámbar. Su sabor es intenso y sutilmente afrutado, ideal para acompañar postres delicados.

Como dato adicional, podemos mencionar que en la etiqueta aparece tanto la fecha indicando el año de la cosecha como el dato del momento de su embotellado.

Late Bottled Vintage (LBV)

Se trata de un estilo de vino muy popular tanto en Europa como en América del Norte. Suele tener un período de envejecimiento en madera de 4 a 6 años y una vez que se envasa es apto para su consumo.

La intención al crear esta variedad del ¨Oporto Vintage¨ antes mencionado fue producir una bebida de calidad que pudiera consumirse de inmediato. Nos referimos entonces a un vino económico, que puede beberse de manera diaria sin necesidad de terminar una botella en una sola jornada.

Se destaca por ser un vino elegante, de sabores afrutados y de textura espesa. Combina de forma ideal con varios tipos de queso así como con otros sabores ricos y picantes.

Un detalle interesante al respecto es que, a día de hoy, existen numerosas casas que lo producen pero el LBV de Taylor´s (el original) sigue siendo el preferido dentro de su estilo.

Degustar el vino en su propia tierra

Cuando se trata de vinos, no hay nada mejor que saborearlo en el propio lugar donde se produce. En este caso, una de las mejores cosas para hacer en la ciudad de Oporto es visitar los sitios que guardan este tesoro.

Para disfrutar tan extraordinaria experiencia es posible reservar catas en alguna de las bodegas más destacadas en la labor. Entre ellas es posible mencionar Sandeman, Ferreira, Cálem o Taylor´s. Además de la degustación, los visitantes tienen la opción de conocer la historia del lugar, la forma de producción, antiguos objetos usados para la elaboración del vino, etc.

Muchos de estos lugares cuentan con sitios web mediante los cuales acceder cómodamente a las reservas de excursión así como a otros detalles interesantes.

Como explicábamos al inicio, el oporto contiene la esencia de la nación portuguesa. Siendo uno de los principales productos de esta tierra, nos ofrece una muestra de lo que encontraremos al llegar: elegancia, dulzura e intensidad.