En el estado alemán de Renania del Norte – Westfalia se encuentra uno de los pueblos más encantadores del país. Estamos hablando nada más y nada menos que de Freudenberg. Ubicada en el centro sur del estado, la belleza de esta ciudad de casitas blancas y fachadas entramadas se ve complementada por un entorno natural maravilloso.

Sus orígenes datan de la Edad Media, siendo justamente el siglo XI una época de gran prosperidad comercial para esta localidad. A día de hoy, pasear por las calles de Freudenberg es como viajar en el tiempo, disfrutando la experiencia de caminar por una autentica villa medieval.

¿Qué ver en Freudenberg?

El casco histórico de Freudenberg, también llamado ¨Alter Flecken¨, es uno de sus principales atractivos. Actualmente es valorado como monumento arquitectónico a nivel internacional y se encuentra en los Atlas Culturales del estado.

Al no ser de gran tamaño, es posible recorrerlo cómodamente a pie en una jornada. Suele llamar la atención de los turistas puesto que, a decir de muchos, pareciera como si estuvieran en una maqueta. Se trata de un sitio donde todas las casas son prácticamente iguales. Sus fachadas con entramados de madera, pintadas de blanco y techos negros a dos aguas dan la impresión de haber sido hechas en el mismo molde. Visitar este encantador pueblo de Alemania recorriendo sus empedradas calles es como adentrarse en una película de Disney.

Como parte de los lugares más interesantes de Freudenberg se encuentra el Museo de la Ciudad, también denominado como Stadtmuseum. Quienes deseen visitarlo tienen la oportunidad de acceder a interesantes colecciones, mediante las cuales acercarse a la historia local. De igual modo sus exhibiciones van dirigidas a enfocar el arte local, así como a resaltar la tradición del trabajo de relojería. De hecho, una de sus exposiciones más aclamadas es la que muestra una extensa colección de relojes.

Entre las visitas imperdibles en Freudenberg no puede faltar la del Museo de la Técnica o Technikmuseum. Es un excelente sitio para profundizar en el desarrollo industrial del pueblo a través de colecciones representativas del comercio desde la creación de la villa en la época medieval. Como parte de sus elementos más interesantes podemos mencionar una gran máquina de vapor con más de 100 años de antigüedad que cada domingo es puesta en marcha. Además, el museo guarda para quienes lo visiten atractivas muestras de máquinas de vapor, telares, viejas motocicletas y vehículos antiguos. A lo antes mencionado, debemos agregar una gran variedad en imágenes y documentos de texto que conducen a través de la historia regional.

También resultan muy interesantes los eventos organizados por quienes dirigen el museo. Como parte de ellos podemos mencionar exhibiciones de arte con objetos reciclados, muestras de maquetas de vehículos antiguos, reuniones de autos clásicos, talleres instructivos, etc.

De igual modo, una de las mejores excursiones que pueden realizarse alrededor del pueblo es verlo desde lo alto de una de las colinas que lo rodean. El acceso a estos sitios es muy cómodo y la vista que ofrece es extraordinaria. Admirar Freudenberg desde esta posición permite obtener las mejores instantáneas. De hecho, muchas de las postales distintivas de la localidad suelen ser tomadas de estos lugares.

Festival de Teatro

En Freudenberg también se desarrollan numerosos eventos de gran relevancia, entre los que podemos destacar se peculiar festival de teatro. Este popular acontecimiento se lleva a cabo en la temporada estival y tiene la particularidad de realizarse al aire libre. Son miles (alrededor de 50 mil personas) los que asisten cada año y encuentran como uno de sus principales atractivos el entorno maravilloso que sirve a los escenarios como telón de fondo. Nos referimos a los frondosos bosques, prados y valles que rodean el pueblo.

Otras actividades que hacer en Freudenberg

Freudenberg tiene otras propuestas que resultan muy interesantes. En una visita, los excursionistas pueden optar por realizar actividades que impliquen mayor contacto con la naturaleza como por ejemplo el senderismo o ciclismo.

¿Cuál es la mejor época para visitar Freudenberg?

Desde aquí recomendamos Freudenberg en cualquier época del año. Y es que este pueblo es espectacular en cualquier momento. Si se trata de los meses más cálidos será posible disfrutar de un clima verdaderamente agradable mientras recorren sus empedradas calles o se practica algún tipo de deporte como senderismo en sus alrededores. Además, como explicamos anteriormente, es en verano cuando se desarrolla su popular festival de teatro. Por ello, organizar una visita durante la temporada estival nos garantiza vivir momentos memorables.

Sin embargo, debemos decir que durante la Navidad Freudenberg es particularmente hermoso. En estas fechas las calles se inundan con el ambiente característico de los festejos típicos y la nieve realza la belleza del pueblo convirtiéndolo en una postal navideña.

Para quienes desean conocer pueblos hermosos en Alemania, acercarse a la historia del país y no verse rodeados de grandes multitudes, sin dudas Freudenberg es una opción muy atractiva.