Sendero de los Roques de Garcia

Uno de los mejores sitios para caminar en Tenerife, España, es el Parque Nacional del Teide, específicamente el sendero de los Roques de García. Unas formaciones rocosas que te dan la sensación de estar en otro planeta. Una zona muy visitada por los viajeros y fotógrafos, quién va no deja de admirar el famoso Roque Cinchado, conocido por haber sido imagen de los billetes de mil pesetas en el país.

El sendero se encuentra dentro del Parque Nacional del Teide, donde hallarás un paisaje único de cráteres, ríos de lava petrificada que rodean al tercer volcán más alto del mundo, que se alza 3,718 metros. Por las maravillas naturales de este parque la isla de Tenerife es la décima más alta del mundo.

Los Roques de García, es el tercer sendero del parque, es circular de 3,6 kilómetros de longitud que comienza en el mirador de La Ruleta. Esta caminata todos los viajeros pueden hacerla sin tener que solicitar un permiso. El recorrido es libre mientras no se abandone el sendero oficial y no se dañe la flora y fauna del lugar.

Los Roques de García y su belleza volcánica

Ir a Tenerife es un auténtico placer y pararse en medio del ambiente de los Roques de García es repirar aire puro frente a la división de las semicalderas que forman parte del gran circo volcánico de las Cañadas del Teide.

Pisar este parque es imaginar que estás en otro planeta, ves al volcán del Teide, el tercero más alto midiendo desde el fondo marino que, aunque resulta insignificante es simplemente maravilloso. Los Roques de García tienen su singular belleza, son formaciones rocosas a las que se les ha buscado parecidos razonables y tienen sus nombres, como el Roque Cinchado, el Torrotito o el Burro.

Lo cierto es que son un alineamiento de apilamientos de diversos materiales volcánicos. Los diques y pitones son materiales magmáticos que se solidifican en el interior del conducto por donde hace emisión un volcán, por eso muchas personas se preguntan que si son productos subvolcánicos ¿cómo podemos observarlos?

Bueno, de acuerdo a los expertos todo se remonta a 180 mil años atrás cuando no existía nada de lo que actualmente vemos. Los vulcanólogos han defendido varias teorías entre ellas, la del hundimiento, la del deslizamiento gravitacional o una conjunción de ambas. En sí, no importa que ocurrió en realidad, lo que sabemos es que dejó a la vista el interior de un volcán que existió antes de la formación del Teide y creó un paisaje asombroso.

Que verás en tu caminata

El sendero de los Roques de García, puedes iniciarlos en el mirador que tiene vista al Llano de Ucanca, de ahí te abrirás paso cuesta abajo hasta que llegue a la famosa ‘La Catedral’, que es una enorme chimenea volcánica fonolítica.

El camino en cada paso se va convirtiendo en un museo volcánico en medio de la naturaleza, que te da la oportunidad de ver coladas volcánicas y coladas pahoehoe, que son lisas y fluidas, y se pueden transformar en lavas cortadas al tomar forma de cuerda. Todo lo verás en la misma ruta.

Encontrarás ejemplos de la típica flora del parque, que poco a poco ha ido colonizando el mundo de lava. La evolución y adaptación que ha tenido en toda la montaña se muestra en forma achaparrada que la protege del viento y para guardar humedad, tiene grandes raíces que capturan el agua y tiene una producción floral que asegura su supervivencia.

La primavera es ideal para visitar este paraíso

Si realizas la ruta en primavera verás codeso, alhelí del Teide, así como tajinaste florecidos y con su flora en esplendor habrá abejas de las que recomiendan cuidarse.

Y al recordar las abejas pensarás en la fauna del Roques de García, que asimple vista es difícil de admirar, pero este parque se caracteriza por albergar más de 1,300 especies de invertebrados, destacando a las arañas, libélulas, ciempiés, mantis, grillos y hasta escarabajos.

Mientras que los animales vertebrados son menos numerosos y el que más podrás apreciar es el lagarto tizón, por su coloración azul, también la perdiz moruna e incluso algún conejo, que junto a los muflones son las únicas especies que se pueden cazar.

Luego de caminar toda una hora observando estás maravillas al aire libre giras alrededor de los Roques de García e inicias tu camino de regreso. En esta parte verás que el camino en cierto punto presenta un desnivel, pero nada alarmante, y así el gran Teide va quedando a tus espaldas mientras sigues por el sendero llano hasta el punto de inicio.

Lo importante es disfrutar de la naturaleza, un paisaje que se ha formado con el tiempo, con miles de años, no es un camino largo y la experiencia es la mejor parte de todo el recorrido.

turismo en el Sendero de los Roques de Garcia